Templarios

Una de las grandes incógnitas que rodean la historia, es la del conocimiento y uso de rutas marítimas hacia América por parte de los templarios, muchos años antes que Cristóbal Colón “descubriera” un continente que sin formar parte del mundo conocido en la época, parece ser la clave para comprender el origen de muchas de las riquezas templarias y el destino final de una parte de su fabulosa flota.

La orden del Temple fue fundada en 1118, al poco tiempo de su fundación, la Orden comenzó a recibir ingentes cantidades de dinero provenientes de donaciones y grandes extensiones de tierra para administrar, lo que permitió destacar a los monjes-guerreros como hábiles economistas, impulsando la economía en todos los aspectos.

A pesar de sus múltiples operaciones financieras siempre disponían de mucho efectivo, y sin embargo, en esa época las piezas monetarias en circulación eran muy escasas. Eso no fue impedimento para que en el siglo XII financiaran en Francia la construcción de más de setenta iglesias y ochenta catedrales, pagando los materiales y los jornales de todo tipo de obreros y trabajadores. El oro no abundaba y la plata, muy escasa, se tornó bastante corriente con la entrada en escena del Temple.

Algunos autores sostienen que los Templarios iban y venían de América con barcos cargados de plata, que posteriormente concentraban en la ciudad francesa de Sours . Opinan que la flota templaria alcanzó América y estableció una ruta comercial secreta que posteriormente les pudo servir para escapar cuando la orden fue perseguida en el año 1307.

Una de las pruebas de que los Templarios conocían América antes de Colón, es un sello de la Orden descubierto en los Archivos Nacionales de Francia , estampado en un documento se lee : Secretum Templi ( Secreto del Temple ) en el centro se ve un personaje teóricamente amerindio vestido con un taparrabos y un tocado de plumas similar a los indígenas americanos .

 

Ricardo Correa